POR QUÉ QUIERO SER SENADOR NACIONAL

Un hombre como yo, que ha transitado su vida junto al compromiso social en el marco de la militancia dentro de las filas del Partido Justicialista, ocupando los más diversos cargos, tanto partidarios como políticos, es natural y propio que pretenda llegar a representar a sus comprovincianos en una instancia mayor en grado y honor, como es el Senado de la Nación.
 
El momento político reclama el compromiso de todos los hombres con vocación de servicio que quieran comprometerse en la tarea de lucha por mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Es una labor compleja pero no imposible, más cuando se desarrolla en el marco de un Gobierno que ha demostrado su disposición a trabajar por los más humildes.
 
Nuestra Provincia es heredera de jornadas gloriosas, que marcaron el rumbo de la Patria, donde los hombres y las mujeres de Salta dieron el testimonio más formidable de amor por su tierra y por su gente. Ese legado nos compromete y hoy, asumo con profunda convicción y entusiasmo la responsabilidad de buscar ser el representante de los salteños en el Senado de la Nación.
 
Nos espera un gran trabajo, el primero, el demostrar que ese espíritu que inspiró los afanes del General Martín Miguel de Güemes y sus gauchos, sigue vigente en los tiempos presentes. Luego, demostrar que desde el interior profundo podemos aportar ideas valiosas para la construcción del futuro de los argentinos.
 
Me avala una trayectoria –que es mi propia vida- dedicada a la militancia. No soy un improvisado, sino un hombre fogueado en la lucha política cuyos antecedentes muestran cuál ha sido mi preocupación de siempre: lograr cada vez mejores posibilidades para los demás.
 
El Senado de la Nación es ese recinto donde se hacen realidad los proyectos más importantes para el país; donde los representantes de cada Provincia deciden la suerte institucional de la República. Con mi voz y mi voto, quiero que los salteños se sientan defendidos y protagonistas activos de las decisiones más importantes para su Provincia y el país.-